LA PIEL…

La piel es un producto natural que se adapta perfectamente al cuerpo, es un material único y elegante que aporta un toque de sofisticación al ambiente y al ser bastante flexible, hace que tu sofá sea muy cómodo, es tan versátil que se adapta a todo tipo de ambientes y estilos decorativos, la piel es de fácil limpieza y mantenimiento y con un uso adecuado, nuestro sofá se mantendrá en optimas condiciones durante mas tiempo que uno de tela, otro de los valores añadidos de la piel es que a modo que va envejeciendo, va adquiriendo mas categoría por lo que siempre tendremos en nuestro salón un sofá cómodo, único y elegante.

shutterstock_86848459

Características

La pieles utilizadas en los sofás fabricados por Torresol, han pasado por un riguroso proceso de selección y un estricto control de calidad para asegurar al cliente la máxima garantía y belleza del producto. La piel es un material noble muy apreciado que puede presentar características inherentes a su origen natural, como por ejemplo, la diferencia de grano en una misma pieza y dependiendo de la zona de la piel, también puede presentar ciertas marcas como cicatrices, arañazos, etc. que se producen a lo largo de la vida del animal, estas no constituyen un defecto, y no afectan para nada a la calidad del producto, son el testimonio que garantiza autenticidad de dicha piel. En Torresol también estamos comprometidos con el medio ambiente y todas las pieles que utilizamos están exentas de pentaclorofenos que es una sustancia química que perjudica seriamente la capa de Ozono

Consejos para su mantenimiento

Importante: con un uso adecuado y siguiendo los consejos de mantenimiento, podrá disfrutar de su sofá durante mucho mas tiempo, para ello le recomendamos que lea atentamente las siguientes indicaciones.

  • Intente mantener una distancia mínima de 70 cm. entre el sofá y cualquier fuente de calor como estufas o radiadores, una exposición prolongada al calor hace que la piel se seque y se deteriore.
  •  Como los demás muebles de la casa, la piel acumula polvo. Para limpiarla, utilice un paño suave y seco una vez por semana. También se puede utilizar el accesorio de cepillo suave de su aspiradora. Las partículas de suciedad sobre la piel se eliminan completamente, lo cual resulta ideal para personas alérgicas  al polvo.
  • No utilice nunca productos químicos o agentes limpiadores agresivos para limpiar su sofá de piel. Evite todos los que contengan componentes abrasivos, disolventes o aceites, ya que afectarán negativamente a la superficie de la piel. Únicamente se puede utilizar el kit de limpieza con los productos suministrados por el fabricante de piel.
  • Evite colocar el mueble cerca de la luz solar. Todos los materiales tienden a perder color en el tiempo si han sufrido directamente una exposición al sol ya que las pieles son especialmente sensibles a este tipo de luz. Tampoco se recomienda colocar el sofá de piel debajo de tragaluces o ventanas.
  • Como norma general, se recomienda la limpieza del sofá de piel una vez cada 3 meses, utilizando siempre los productos suministrados por fabricante de piel. Cuando el sofá este colocado en zonas de mucho uso como puede ser la sala de TV, se necesitará una limpieza más frecuente y después de limpiar, vuelva a aplicar la crema de protección suministrada por el fabricante para renovar el nivel de protección de la piel y así obtendrá un resultado perfecto y disfrutará de su sofá durante mucho tiempo.